Un día para mamá

Por Claudia Ridríguez Gilly

Un día para mamá no es cualquier día y si ese día transcurre entre mujeres que hacen cosas de mujeres y en público, entonces, definitivamente, ese, es un día excepcional.

Sentir… vibrar como la mujer que soy, que somos, un aquí y ahora colectivo y simbólico una faceta del ser que se torna difuso, esquivo cuando se esta maternando día a día durante varios años, de forma sostenida. Maternando es mi estado de gracia actual, pleno, consciente y aceptado, pero reconozco sus matices.

Estaba buscando, esperando un día como éste, ya venia sintiendo su proximidad y llegó de la mano de una hermana de la vida, una loba que se revoluciona a si misma, de esas que mudan la piel y se lleva a otras a cuestas en ese viaje.

No estaba previsto que asistiera a la convocatoria de Adriana Rondón cuando invitó por las redes sociales a “Trenzar una a una nuestras historias” pero, el mismo día del evento todo cambió y el camino se abrió como surco ante mis pies y mis temores, así fue como llegué a la acción poética donde mujeres se encuentran en un lugar público y verde para contarse historias, de vida, de ciudad; ahí, pegadas a la tierra, peinando nuestras cabelleras largas o cortas, una a la otra.

Convocatoria, fotos y testimonios http://www.facebook.com/events/695310030586911/?fref=ts

Peinarse es una acción cotidiana que puede pasar desapercibida, invisibilizada y rutinaria, como muchos de los quehaceres femeninos. Claro está muchas vamos a la peluquería y salimos de ahí renovadas pero no es lo mismo, ni siquiera se escribe igual, aunque, incluso así, se intuye que algo nos pasa, que algo se activa en nuestro ser femenino cuando nos tocamos las hebras del cabello, es más, tal vez, ese algo es lo que verdaderamente sostiene el sistema de peluquerías y salones de belleza.

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, peinar, acariciar, adornar el cabello de la hermana es jugar, es recordar, revivir el compartir con la madre, es volver a ser niñas, alegres, inventando, explorando texturas, volúmenes, conversar con ella, la otra que también soy yo pero no es como yo, la imagen del espejo que se repite infinita, la sorpresa en el cuento que interrumpe el peinado, la intimidad que se crea; que atmósfera!, por eso fue tan divertido, trascendente, sanador y gratificante.

Gala de flores

Gala de flores

Con mi querida Jannet Ivimas

Con mi querida Jannet Ivimas

La belleza que coronó mi cabeza me hizo sentir única, diferente y ver a las otras con sus colores, risueñas, emocionadas y parlanchinas, fue extremo. Cada peinado era hermoso, el conjunto una gala, todas nos esmeramos por consentir a la otra, la que nos toco en la secuencia de espiral, una desconocida que se torno fascinante y familiar, supe de otras hijas, de ciudades, de quehaceres, hablamos de amigos en común y tiempos pasados, los cables que nos conectaban se tornaron fluorescentes, tangibles. Espacios como éstos te reconcilian con la ciudad posible, la humana y creativa que hace falta.

...mariposa que hizo su mundo en esa cabeza

…mariposa que hizo su mundo en esa cabeza

Reyva Franco

Reyva Franco

Me toco peinar a una reina, también madre, tenia una cabellera arrebatadora, abundante y generosa, llevaba un corte de pelo atrevido, cuando supe quien era, deliré, ella escribe, ya la había leído sin saber de sus cabellos, se completó el rompecabezas, me emocioné y le llene la cabeza de bichos, flores, colores, formas y se posó una mariposa que hizo su mundo en esa cabeza, ella dijo: el peinado de una niña de 5 años.

Gracias Adriana Rondón y a las flores de su jardín.

Mi hermana Geraldine

Mi hermana Geraldine

Adriana y las Flores de su Jardín (Carla)

Adriana y las Flores de su Jardín (Carla)

Trenzadas

Trenzadas

Tren-zadas con mis hermanas en Calasanz

Tren-zadas con mis hermanas en Calasanz

Muchas historias – una historia. Así son las Historias de Lactancia

picnicHISTORIASMágico encuentro de madres y familias en lactancia. No fue necesario hablar del porque o para qué de la lactancia exclusiva, continua o de los beneficios de la leche materna, la alimentación complementaria, como curar grietas o la posición adecuada, no, no, no, nada de eso. Porque con gran satisfacción podemos decir que cada vez son más las mujeres, los hombre, las familias informadas, empoderadas, convencidas y comprometidas con la lactancia, fue un encuentro de mujeres sabias sin importar su edad, número de hijos y nivel académico.

Una vez que manejamos el ABC de la lactancia materna, aún tenemos muchas historias que contar, historias de lactancia que son también historias de mujeres, donde se terminan implicando algunos hombres, unos para bien, otros para mal y donde siempre ganan los hijos, las hijas y la sociedad.

CHDL_2014_042Este segundo encuentro Contando Historias de Lactancia, fue un evento intimo, cercano, de aire libre y fresco, buena sombra, grandes amistades, mucha complicidad, sonrisas en flor, almas descubiertas, alimentos compartidos y música de orquesta. Cada quien se llevo mas de un aprendizaje transformador, mirándonos en el espejo de las otras, reflejando colores y facetas antes no advertidas.

Las historias que se contaron

Unas dejaron su empleo para amamantar en libertad, otras rompieron el vinculo de pareja cuando él no entendió tanta donación madre-hijo, muchas respondieron (aún lo hacen), en voz alta ante tanta incomprensión social, ante los señalamientos irresponsables, bienintencionados y en fin, desinformados. Hay quienes rompieron esquemas en su entorno laboral y familiar, la mayoría nos hemos convertido en testimonio y ejemplo para otras, hay algunas que perdonaron y están aún perdonando-se. Hay una que se tomaba los teteros azucarados que le preparaba la suegra con tal de no dárselo al bebe.

@fotobululu

@fotobululu

Muchas contaron que les toco contradecir a “expertos” promotores del miedo con sus señalamientos de bajo peso y mala nutrición. Una historia nos cautivó: la valiente mujer que superó el cáncer de mama y venciendo pronósticos fatalistas, se embarazó y fue capaz de sostener la vida de sus hijos aunque fuera con un solo seno. Ha esta altura del relato estallaron los aplausos.

Con la piel erizada escuchamos como las mujeres que quieren, pueden amamantar y son capaces de revolucionarse a si misma con tal de seguir nutriendo su alma y el vigor de su bebe, algunas, gracias a esa entrega que no esclaviza sino que libera, descubrieron que eran capaces de cambiar de oficio, descubrieron un nuevo sentido de vida, pulieron nuevos e insospechados talentos, reorientar su economía, sus afectos y tomaron decisiones en conexión con su instinto y sus entrañas, porque amamantar es re-descubrirse y sanar profundo.

@fotobululu

@fotobululu

Una de estas mujeres contó que, si fue capaz de desdoblar su cuerpo y su alma en un parto de muchas horas, por supuesto que se puede donar entera a su hijo, aunque toque dejar de hacer lo que otros esperan de ti, aunque implique cambiar mucho de lo que tu misma habías planeado para ti. Otra contó cómo le toco enfrentarse a fiscales de ministerio público para defender la relación que se da con el hijo a través la lactancia continua, mientras que a una le toco diseñar una manta para cubrirse y dar teta en publico y evitar el cuestionamiento de su pareja y conocidos.

Muchas tuvimos y tenemos miedo de no poder seguir adelante, algunas después de escuchar y contar Historias de Lactancia, se hacen preguntas sobre sus prácticas y oficios actuales, se enfrentan a sus temores y cobran valor ante el testimonio de la hermana, algo les hace ruido y quieren vibrar armoniosamente como la voz de Mirwil Mejías y sus Arrullos de Leche.

Mirwil Mejias canta Arrullos de Leche Compuesta por Wilfredo Mejias (guitarra). Acompaña Wilfredo Alejandro Mejias (violín)

Mirwil Mejias canta Arrullos de Leche Compuesta por Wilfredo Mejias (guitarra). Acompaña Wilfredo Alejandro Mejias (violín)

Una hermana sembró una idea en nuestras cabezas: No somos más madres que otras, cada quien tiene su historia, siempre y cuando amamantar o no, hasta los dos años o más allá de los 4, ordeñándose en el baño de la oficina o a pura teta, cada una lo haga buscando la tranquilidad y la paz que da estar consciente e informada, con sus opciones valoradas, el sentido de vida elaborado y la sombra iluminada. 

Isamar, Zaadel, Claudia, Anabel, Julieta y Aura Somos Contando Historias de Lactancia

Isamar, Zaadel, Claudia, Anabel, Julieta y Aura Somos Contando Historias de Lactancia

Contando Historias de Lactancia es un espacio de promoción de la lactancia materna, a través del compartir de historias de vidas en encuentros públicos y notorios de mujeres y familias. Mientras sigan existiendo madres y familias que por desconocimiento, mitos y desinformación, dejen de amamantar a sus hijos, las Historias de Lactancia seguirán transformando vidas.

Madres capaces

Escribo estas lineas a mis amigas madres que están criando con respeto a sus hijos e hijas cada una con su estilo propio y mucho amor, con sus altas y bajas, aciertos y aprendizajes.

Quiero compartir con ustedes una emoción, estoy feliz pero muy feliz pues me apunté a un curso en linea de 4 meses que se titula “Madres Capaces”, nada más el titulo ya es un acierto. La mujer que lo dirige es genial, se llama María Pilar Gómez San Miguel, tal vez algunas de ustedes ya la siguen por las redes sociales, de lo contrario, la pueden ubicar en Facebook como Crianza en Familia y su blog es Crianza en Familia

María Pilar está en España y la vengo siguiendo desde hace tiempo, me encanta lo que escribe, es una persona muy sencilla y cercana, en varias oportunidades le he escrito para consultar dudas y compartir ideas y ha contestado con unas recomendaciones muy sinceras y certeras. Otro atributo que la distingue es que, además de ser maestra y mediadora familiar, es madre de tres, y no tiene miedo de compartir su testimonio de vida con sus luces y sombras, desde ahí nace su visión de mundo y su deseo de acompañar a otras madres.

Aquí les dejo la información del taller Madres Capaces  1779710_691609187528169_881239501_nLas invito a que se apunten, la propuesta es genial y tentadora. María Pilar ha manifestado que esta dispuesta a llegar a convenios con las madres venezolanas por aquello de la poca disponibilidad de divisas extranjeras, así que anímense, así la alegría será nuestra.

Claudia Rodríguez Gilly                                                                  @claudirg

 

Un buen Plan

Cuando era niña y llegaban las vacaciones mi mamá solía decir que prefería que estuviéramos en casa que en la escuela. Ahora que soy mamá he revivido estas palabras guardadas en las profundidades de mis recuerdos y cuando mi hija está de vacaciones escolares nos hacemos un buen plan para disfrutar de ese tiempo extra. Afortunadamente Arturo vive de vacaciones conmigo.

El secreto de un buen plan de vacaciones es su flexibilidad en horarios actividades y deberes, lo que si debe estar claro es lo que queremos lograr: además de diversión, disfrutarnos mutuamente, hacer cosas diferentes, que experimenten que la escuela no es la vida, la vida va más allá, es más rica, compleja y diversa.

Solemos llamarle Plan Vacacional Izarra Rodríguez IMG_20130828_163000incluye actividades  en la ciudad: parques con columpios, museos, picnic, granjas, fiestas, jardines, plazas, cine, teatro, comer helados, bibliotecas, visitar amistades y familia.

DSC02340También unos días fuera de la ciudad, playa o montaña, preferiblemente con papá (si el trabajo lo permite), además destinamos una semana para alguna actividad mas formal o dirigida. Este año, Alicia realizó un taller de videocreaciónIMG_20130902_112223 http://vimeo.com/album/2536187 no pudo cubrir todo el contenido por causa de una fuerte alergia pero igual lo disfruto.

Los paseos fuera de casa se equilibran con días muy relajados en casa, así IMG_20130804_123427-1recobramos fuerzas, en casa hacemos manualidades, jugamos, vemos películas, pasamos tiempo con los perros y gatos, preparamos postres, comidas, hacemos vídeos, piscinadas, leemos cuentos, nos disfrazamos, hacemos teatro, bailamos, dibujamos y pare usted de contar.

El eje que entreteje el Plan Vacacional Izarra Rodríguez es la libertad y el respeto, todas y cada una de estas actividades se hacen con plena consulta y participación de los niños, muchas veces un “buen plan” fuera de casa es cambiado por un día en casa, respetando sus gustos, sus tiempos y necesidades, tratando de conciliar lo que gusta a una una niña y a un niño que se llevan 5 años de diferencia y sin que nadie se sienta atropellado u obligado.

Se trata de estar disponible, atenta y dispuesta, son vacaciones largas, así que lo que no se hace hoy, se hace después. A aveces, mamá inventa, propone y ellos mejoran, acomodan y proponen lo que les provoca. Entre las actividades incluimos “no hacer nada, IMG_20130821_111201ese tiempo precioso para la creatividad, porque cuando no hay nada que hacer se inventa de lo lindo. Respetar los gustos, necesidades y ritmos, también, supone tiempo para cada quien, el juego espontáneo e individual, para fantasear, dejar que el jardín interno florezca.

Adoro las vocecitas de mis hijos con sus tonos distintos para cada personaje, esas historias con las que reconstruyen lo vivido y recrean emociones. Durante estas vacaciones, Arturo se estrenó en esta forma de jugar, fue para mi un descubrimiento maravilloso, identificar el momento exacto en que comenzó a pasar. Alicia, la pionera, es una experta en estos juego que también han estado cambiando, ahora dedica más tiempo para adornar y embellecer a sus personajes.

Lo más difícil es conciliar las necesidades y gustos entre la hermana y el hermano, no siempre coinciden, DSC02650la diferencia de edad puede llegar a ser un reto, por eso, cuando papá participa, sentimos como engrana la rueda, nos damos banquete jugando con los hijos a su altura.

Durante el juego con nuestros hijos observé como, por lo general, los adultos van por un lado y los niños por otro, jugar con los hijos es un imán para los otros niños que nos miran como quien mira un misterio o una cosa rara, algunos se acercaban para sumarse al juego. IMG_20130829_152912Sin embargo, el juego entre pares también es una necesidad y un placer, especialmente para Ali, por eso intentamos que en algunos de éstos IMG_20130829_170628paseos nos acompañen amigas de la familia (no tan niñas), Matthias y la Tity y, por supuesto, amigas de Alicia, disfrutamos con Gabriela, Rebeca, Valentina, Angela, Allan, Shantal, Cony, Deris, Gisel, Pascal, Mariana y Jesús Ignacio.

Por mi parte doy gracias a Dios por las etapas que me brida la maternidad, hasta hace poco yo llevaba a mis bebes donde yo quería ir, ahora son ellos los que me invitan a su mundo y me doy el chance de conectarme con mi niñez con sus luces y sombras, también voy creciendo.

Alicia cierra las vacaciones diciendo algo así: lo que mas me gustó fue ir a la playa, el taller de video, (que rabia que no lo hice completo), encontrarme con mis amigas, levantarme tarde y acostarme más tarde y hacer cosas diferentes, todo lo demás no me gustó. Me encanta cuando deja el plato vacío y dice: no quiero más.

 

 

 

“Cada niño, una etiqueta”

“Ese niño tiene cara de tremendo” Así dijo un señor, señalando a mi hijo, incluso así me he referido yo a él en mas de una ocasión, solemos poner etiquetas a nuestros hijos, así como alguna vez nos pusieron a nosotros, hemos crecidos con ellas y algunas pesan más que otras, pero todas pesan. Parafraseando a Laura Gutman esta etiqueta que ponemos a los niños y niñas va dando vida a un personaje que deja poco espacio al libre desarrollo de la personalidad, limita la experiencia compleja de la vida, con un personaje impuesto.

Pero ¿Cómo hacemos para no caer en esa mala costumbre?. Laura Gutman ofrece una respuesta corta en “Mujeres visibles, madres invisibles”:

“Estar atentos a no encasillarlos en sus habilidades, será más fácil si miramos a todos nuestros hijos en conjunto. Y si tratamos de reconocer la tendencia que tenemos de mirar a unos bajo un cristal y a otros bajo otros cristales, es decir, teñidos de nuestras suposiciones preestablecidas. Entonces, para sustraernos del desliz de mirar solo el personaje, seria ideal conversar con ellos, saber qué es lo les pasa, qué sienten, qué dificultades tienen, qué necesitan de nosotros, en lugar de que ellos nos escuchen hablar -refiriéndonos a ellos- con otras personas desde los personajes que ya hemos construido y determinado para cada uno. Si conversamos y dialogamos con ellos, sabremos que cada momento es diferente, cada instante trae una nueva versión de los acontecimientos, por lo tanto, no hay lugar para los encasillamientos, sino para el genuino interés sobre cada niño. Entonces ellos podrán ser niños completos, que aveces ríen, otras veces se divierten, otras veces estudian, otras veces se portan muy mal y otras veces son cariñosos. Es decir, podrán vivir la complejidad que atañe a todo ser humano” (Gutman, 2009, p. 127).

Autorretrato y efecto: Alicia Izarra “como un dibujo con los pelos volando”

Como Juana de Arco Una mujer notable: valiente, vigorosa y con una gran fe

Esta es una historia de amor y dignidad, esta es la historia de Isha Oropeza,  una hermosa y joven mexicana que hace unas fotografías estupendas y tiene muy buen gusto, es madre de dos preciosos hijos, un niño y una niña, es una madre dedicada, amorosa y lactivista. Un buen día su relación de pareja terminó y el papá de los niños se llevó sus dos hijos, el 19 de octubre de 2012, los niños fueron al colegio y luego no volvieron y ella desolada quedó cuando descubrió que hasta la ropa se había llevado.

¿Cómo se todo esto? porque una vez más las redes sociales e Internet hacen que planeta tierra parezca un pañuelo de 4 esquinas. Ella escribe su propia historia aquí http://ishamommy.webs.com/apps/blog/ No conozco a Isha personalmente pero nos une unas coincidencias, ella en México y yo en Venezuela, al mismo tiempo, estuvimos embarazadas de nuestro segundo hijo y nacieron con muy pocos días de diferencia. Durante esos días, twiter nos acercó, no puedo olvidar como faltando pocos días para nacer su beba, se cambió de médico porque ella estaba dispuesta a parir y el médico que monitorio el embarazó le dijo que no podía y no se quedó quieta, no se atemorizó, al contrario fue contra todo pronostico y cambió de médico y parió, Una mujer que abre caminos.

Hoy sigo su historia que me indigna pero también me llena de esperanza. Me indigna de sólo imaginar a esos niños arrancados de su madre, ¿qué mentiras les dicen para “justificar” ese acto atroz?, unos niños que han crecido apegados a su mamá y solo tienen 4 y 2 años, me indigna imaginar el día a día de una madre despojada tan agriamente de su todo.

Se que Nico y Sophie van a volver, mientras tanto me lleno de poder cuando Isha se atreve a decir “Y así es, de pronto dejé de ser la madre que lloriqueaba por cualquier lugar, la débil, la angustiada, a ser la guerrera, la que aunque no tenga hambre come, se viste y lucha en el nombre de todas y todos” porque esta MUJER común y corriente hace historia, quiere cambiar la leyes de su país donde un padre puede actuar así, en detrimento de sus propios hijos, sólo porque la patria postetad, guardia y custodia aún no se ha definido.

Como Juana de Arco Una mujer notable: valiente, vigorosa y con una gran fe

No se si lo logre, no se que tanto logre, no se cuándo lo logre, pero admiro su temple y me conmueve el paso de la indignación a la movilización. La palabra justicia suena, retumba, se pronuncia, se hace pública, política, la solidaridad es palpable, se sobrepone a la pura rabia y a la impotencia y se replica y multiplica. Una madre va mas allá de su mundo privado y moviliza a una comunidad, se organiza y llora y tiene momentos de poca fuerza, se quiebra, pero en su flaqueza encuentra la fuerza y habla con diputados, de leyes, de principios y fundamentos, se trasciende a si misma.

Entonces yo digo, Dios existe, el mártir ha resucitado. Esta historia no tiene punto final en la injusticia, el dolor, la rabia y las secuelas, porque es una historia de amor vivo, es vida luchada para transformar cimientos, sistemas y emociones y no me quedo mirando, hago lo que puedo, empujo junto a muchas otras y otros, junto a Isha. Síguela en twiter @isha_oropeza

Cuando la violencia es el pan de cada día

Esta reflexión fue publicada en un diario de circulación local Ciudad Caracas http://www.ciudadccs.info/?p=327154 en el espacio semanal de la Organización de derechos humanos Red de Apoyo Por la Justicia y la Paz http://www.redapoyo.org.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=582&Itemid=2. Desde aquí espero haber aportado un grano de arena al debate sobre violencia social y crianza.

¿Dónde nace la violencia?

Ante el maltrato policial solemos escuchar frases como éstas: “Deja que lo vea sin uniforme, se las va ver conmigo”, “eso se arregla entre hombres”, “si denuncias arriesgas la vida”, “puedes pasar la vida detrás de la justicia y no pasa nada”. Estas frases expresan un sentir general que se presenta así se trate de un caso de violencia contra la mujer, de una pelea callejera o de un conflicto escolar; lo que sí salta a la vista es que expresiones y situaciones como éstas ponen en evidencia una naturalización de la violencia.
Pero, ¿dónde nace la violencia? ¿Por qué la violencia común, la policial, hacia la mujer, la escolar o institucional es nuestro pan de cada día? Tan “normal” que parece que no podemos hacer nada ante ella… ¿es parte de nuestra cultura?

La violencia nace en casa, forma parte de nuestra forma de criar y está socialmente aceptada. Es por ello que desde que nacemos somos maltratadas y maltratados por nuestras madres y nuestros padres. Y esto tiene una explicación: cuando criamos, solemos pensar que nuestras hijas e hijos son manipuladoras y manipuladores, a quienes hay que dominar desde la más temprana edad, negarles afecto, dejarles llorar hasta el cansancio para que sepan quién manda y aprendan a ser independientes desde bebés y fortalezcan el carácter. Lo “normal” es castigarles e incluso golpearles de forma suave o severa “por su bien”.

Cuando partimos de esta forma de percibir a la niña o al niño, por temor a perder autoridad, instauramos en casa un campo de batalla, donde las relaciones filiales comienzan a basarse en el poder y dominación por cualquier medio, a cualquier costo. Esto, lamentablemente, se da porque a las madres y a los padres no nos enseñan a educar; entonces, terminamos repitiendo lo que aprendimos. Poco o nada se dice sobre criar con respeto y afecto, sobre cómo hacer de los derechos de los niños, las niñas y las y los adolescentes una práctica cotidiana, que se puede educar sin maltratar y poner límites de forma sana, de manera que el niño o la niña se conviertan en personas responsables de sus actos y sepan resolver conflictos de forma pacífica.

Detrás de la tortura o violencia callejera, escolar o hacia la mujer se esconde una historia de maltrato infantil, pues casi siempre el o la que maltrata física y psicológicamente viene de un hogar donde la violencia era un hecho cotidiano. Detrás de las personas que no denuncian también hay un alto porcentaje de gente que cuando fueron niñas o niños, la violencia era una forma de educar, recibir golpes de la autoridad, hombre o mujer, no se interpretaba como fuera de lo común.

Entonces, ¿qué estamos esperando para frenar la violencia desde el hogar? Comencemos a actuar desde ya para cambiar esta situación, propongamos a nuestras instituciones gubernamentales nacionales y locales espacios formativos sobre crianza con respeto y apego. ¡Vamos a comprometernos con la prevención de la violencia

Claudia Rodríguez Gilly @claudirg

¿Por qué amanto?… todavía

En el marco de la Semana Mundial de Lactancia Materna 2012, participo en el Carnaval de Blogs “Niños Amamantados, Niños Felices”


Respondo a la pregunta:

¿Por qué amamanto?…  todavía

P O R Q U E   S Í

Es mi más sincera respuesta

Cuando amamanté a mi primera hija, hasta los 14 meses, ese “porque sí”, era aún más vago, incluso para mi misma. Desde entonces me he nutrido con mucha información y amanto a mi segundo hijo de 24 meses. No hay explicación racional que me complazca del todo, cada razón científica, espiritual y psicológica que existe, no es suficiente por si sola y a pesar de la aparente imprecisión, “ porque sí”, es la respuesta  que me sale de las entrañas y más me complace.

Son múltiples las razones por las que amamantar, tal como se mencionadas en el blog de lactivistas.org. Amamantad@s  http://manu2008.lactivistas.org/2011/09/14/por-que-amamantads/ Además de éstas y otras argumentaciones, en casa la usamos para varios fines:

  • Pezones sensibles o irritados:  tal como versa el #LactaTIPs “leche materna el mejor lubricante, cicatrizante. Después de amamantar extrae un poco y esparce sobre el pezón” http://lactivistas.org/ . Este fue uno de los mas interesantes hallazgos en mi experiencia de lactancia. En los primeros meses de iniciada la lactancia con mis dos hijos, estuve muy irritada, una vez que se produce la mala posición entre mamá y bebe, le sigue una irritación que puede empeorar y llevar a suspender la lactancia, por eso es importante corregir prontamente la posición y sanar los pezones. En mi caso y sin buenos consejos cerca, llevo tiempo acostumbrarme y dominar la situación, sin embargo, por intuición, un día deje secar leche materna en mi pezón y la recuperación fue notoria, así que continué haciéndolo hasta sanar completamente.
  • Pañalitis: Alguna vez nos ha tocado sentir junto a nuestros bebes ese dolor producto de la pañalitis, puede que no sea frecuente pero al igual que los pezones, una vez que se presenta hay que hacer algo de inmediato. No dude un segundo y deje secar leche materna sobre el área afectada y además del aire libre, santo remedio.
  • Picadas de zancudo: Después de la experiencia con pezones irritados y pañalitis, es claro que la leche materna puede con todo, así que lo aplique en las picadas de zancudo y es sorprendente como, casi frente a tus ojos la picada se desinflama y desaparece, no solo la picada en los bebes, sino también en otras personas, mi primera hija es una beneficiaria privilegiada de este hallazgo, también la ha ayudado a aliviar picadas de hormiga, yo misma no dudo en aplicarlo en mi piel.
  • Heridas, raspones: Lógico, también cicatriza heridas, pregunten a mi hija, tras un raspón no hay pánico, porque hay leche materna.
  • Labios secos: tengo una mala costumbre, me pellizco los labios, se resecan y es cuando más me provoca pellizcarlos, con vergüenza he de reconocer que soy capaz de herirme significativamente, así que apenas se resecan recurro al milagro de la leche materna que sobre mis labios calma ardor y restaura la tierna piel.
  • Cutis terso: Ya tengo más de 40 eso de las cremas rejuvenecedoras carísimas, me estresan y con todos los experimentos que he hecho con la leche materna, ahora también descubrí el secreto de la eterna juventud, jajajaja. Tampoco es que retrocedí en el tiempo y su efecto no es notorio como es los otros casos pero es gratificante, después del baño extraigo leche materna y lo esparzo sobre mi rostro dejando secar al viento, muy reconfortante y quizás ocurra el milagro de retardar el envejecimiento prematuro del cutis.
  • Aderezo: Las primeras cremas de verduras y pastinas de mis bebes la he aderezado con leche materna en lugar de azúcar o sal, hace su sabor más familiar o da una textura más suave en lugar de agregar agua o leche completa.
  • Helados: En alguna temporada de la lactancia es tanto lo que se produce que parece que se desborda, así que he congelado a modo de helado en pequeños vasos o en hielera para provecho de la hermana mayor y el bebé durante la dolorosa dentición.
  • Consuelo: No hay nada mas placentero que proporcionar consuelo y confort inmediato a tu hijo por quebranto, malestar, caída, susto en ese instante el tiempo se detiene, lo eres todo para el bebe, saber que ese consuelo emana de ti, empodera.

Después de este recuento me preguntó: ¿Qué va ser de nuestras vidas cuando dejemos de amamantar?  Y concluyo: los beneficios tangible e intangibles de la leche materna generan tanto bienestar y placer en el grupo familiar que: ¿cómo, no seguir nutriendo y sanando nuestras vidas?