Celebrando un año de vida

Nuestro segundo hijo cumple su primer año de vida y quisiera honrar este evento recordando nuestras vivencias el día de su nacimiento. Lo que sigue, a continuación, es algo que escribimos a pocos días de su nacimiento, lo escribimos para compartirlo con nuestros hermanos y hermanas de la vida, amistades, familia y para él mismo, ahora lo hacemos más publico al compartirlo en este espacio a modo de bitácora personal pero que también espero pueda ser del disfrute de otras madres.

Un poco entre paréntesis, me disculpo, contigo, hijo mío, porque al compartir nuestras vivencias como padre y madre, también exponemos parte de tu historia de vida, sin tu permiso, es una consecuencia de los nuevos tiempos. Que la historia nos absuelva.

“El 20 de agosto de 2011, a las 36 semanas de gestación, nació Arturo, a las 4:00 a.m, pesó 3.245 y midió 50 cm. Hijo de Héctor y Claudia, hermano de Alicia de 6 años de edad. Nació tres semanas antes de lo previsto, se adelantó el parto y el embarazo, a diferencia del primero, estuvo delicado por amenaza de aborto.

Fue un parto vertical, humanizado y soñado, las contracciones empezaron a la 1:00 p.m. y enseguida rompí membranas, así que, en tan solo 3 horas, ya lloraba como un gatito, bello, precioso y sano,  fue, felizmente, amantado de inmediato. Desde recién nacido, ya mostraba ser un niño bastante tranquilo, abriendo mucho los ojos y sonriendo a ratos.

La experiencia del parto fue algo graciosa, no teníamos todo listo, así que, entre contracción y contracción, mamá y papá, preparamos lo primordial, nos bañamos, llamamos por teléfono avisando a la familia, despertamos a la hermana,  sentíamos, respirábamos y contábamos las contracciones.

Ingresamos a la clínica a las 2:30 a.m. y la hermana mayor, toda una dama cariñosa, ingeniosa y colaboradora, se quedó en casa de su Abu y Abuelo para que durmiera, pero no pego un ojo y tampoco dejo dormir a los abuelos, anunció el alba y llego temprano con sus abuelos para conocer a su hermano.

Naciendo

Durante la dilatación, las cuales sentí con firmeza y claridad, dejé que la mamífera se impusiera y recuerdo haber emitido un canto tipo mantra, taren (melodía Pemon para la sanación) un sonido hondo, mientras mi amado me mecía rítmicamente entre sus brazos. En algún momento la médica dijo que las palpitaciones del bebé estaban muy aceleradas y algo pasaba que no sabíamos (luego supimos que el cordón umbilical estaba corto y con una vuelta en su cuellito), así que debía parir pronto.

Recordando el largo trabajo de parto con Alicia, me sentí cobarde y en lo que reconocí mis emociones: miedo, empecé a pedir anestesia (ahora me río con vergüenza), entonces llamaron al anestesiólogo y me dije bueh… mientras llega pujo, estando colgada en una liana de tela, tipo columpio, en vertical, después de pujadas empecé a sentir como el bebe se abría camino a través de mi. Mas consciente que el parto anterior, fui experimentando y dejándome llevar por las sensaciones físicas. Sentí placer pero también dolor, me ardió porque me desgarré un poco. Así llegó Arturo a esta parte del mundo.

Sin anestesia y con la fuerza y el amor de Dios, nació este hermoso bebe. Recuerdo que, una vez que nació, dije en alta voz: Cielo Santo, Cielo Santo porque volvimos a vivir el milagro de la vida a plenitud, la voluntad de Dios obrando, su amor hecho carne. Hermanos y hermanas de la vida, queridas amistades, familia amada, les digo: Dios existe, aquí y ahora y es puro amor para todas y todos. Gracias por acompañarnos durante este tiempo”

Y si tienen más curiosidad y para completar esta bitácora personal agrego la historia completa de mis dos partos, la cual escribí a modo de carta a  mi obstetra durante la semana mundial por el parto respetado 2011 y que fue publicado en la prestigiosa página Amor Maternal  http://www.amormaternal.com/2011/05/parto-respetado-humanizado-venezuela.html

¿Por qué Madre Naturaleza?

Confieso que titular un espacio para hablar de lactancia y crianza respetuosa como: “Madre Naturaleza” me resulta un poco empalagoso pero por la forma en que nació el titulo no me pude resistir.

Una niña de 6 años caminando por su cuarto, de un lado a otro, de manera casi frenética, no para de hablar, dice miles de cosas, entre esas pregunta: “estas tomando nota de lo que digo” y yo trato de hacerlo mientras aprecio sus gestos y recibo su emoción. Todo esto porque pregunté, a esa niña, ¿qué nombre le pondría a un blog sobre lactancia? y enseguida empezó a dibujar con palabras, imágenes que para ella definían la lactancia, entre las frases que pude recoger, dijo: “cuando veo a alguien amamantar pienso en verde, en el bosque, porque es natural, es la Madre Naturaleza”.

Amo a esa niña, mi hija. Rindo homenaje a ella y a ese momento creador, nombrando a este espacio como Madre Naturaleza. Amamantar a mi hija y a mi hijo me ha enseñado mucho pero sobre todo me ha conectado con mis entrañas.

Alicia fue amantada de forma exclusiva por 6 meses y complementaria hasta los 2 años. Arturo también, cuenta con 11 meses de vida y aún se nutre de la leche que emana de mi senos. Miro atrás y preguntó ¿por qué amamanté a Alicia?, mi madre no lo hizo conmigo, nadie me enseño y hace 6 años no tenía tanto acceso a internet, así que no fue porque contaba con mucha información sobre lactancia, como lo hago ahora, puedo decir que lo hice porque si, por instinto y el título de este espacio Madre Naturaleza evoca ese instinto, esa entraña, ese origen.

¿Quien escribe? Claudia Rodríguez Gilly es mi nombre y para hacer el cuento corto, nací y vivo en Caracas, Venezuela, el 23 de julio de 1970, socióloga de profesión, activista de derechos humanos, cristiana, enamorada y felizmente casada desde 2003.

¿Porque en lactivistas? este espacio nace durante la campaña 2011 de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, durante esta campaña más que en otra oportunidad participamos más en las actividades públicas y en debates en redes sociales, lo cual motivó a que surgiera con mas fuerza la necesidad de sistematizar, poner en letras lo que aprendemos, pensamos, vivimos y dialogamos, así que no pude dejar pasar por alto la invitación de Lactivistas.org para hacerme parte de esta iniciativa que busca reunir gente que cree y opta por la lactancia materna y la crianza con respeto, espero que mucha gente se sume y hagamos tribu/comunidad de lactivistas.

Claudia Rodríguez Gilly @claudirg