¿Por qué amanto?… todavía

En el marco de la Semana Mundial de Lactancia Materna 2012, participo en el Carnaval de Blogs “Niños Amamantados, Niños Felices”


Respondo a la pregunta:

¿Por qué amamanto?…  todavía

P O R Q U E   S Í

Es mi más sincera respuesta

Cuando amamanté a mi primera hija, hasta los 14 meses, ese “porque sí”, era aún más vago, incluso para mi misma. Desde entonces me he nutrido con mucha información y amanto a mi segundo hijo de 24 meses. No hay explicación racional que me complazca del todo, cada razón científica, espiritual y psicológica que existe, no es suficiente por si sola y a pesar de la aparente imprecisión, “ porque sí”, es la respuesta  que me sale de las entrañas y más me complace.

Son múltiples las razones por las que amamantar, tal como se mencionadas en el blog de lactivistas.org. Amamantad@s  http://manu2008.lactivistas.org/2011/09/14/por-que-amamantads/ Además de éstas y otras argumentaciones, en casa la usamos para varios fines:

  • Pezones sensibles o irritados:  tal como versa el #LactaTIPs “leche materna el mejor lubricante, cicatrizante. Después de amamantar extrae un poco y esparce sobre el pezón” http://lactivistas.org/ . Este fue uno de los mas interesantes hallazgos en mi experiencia de lactancia. En los primeros meses de iniciada la lactancia con mis dos hijos, estuve muy irritada, una vez que se produce la mala posición entre mamá y bebe, le sigue una irritación que puede empeorar y llevar a suspender la lactancia, por eso es importante corregir prontamente la posición y sanar los pezones. En mi caso y sin buenos consejos cerca, llevo tiempo acostumbrarme y dominar la situación, sin embargo, por intuición, un día deje secar leche materna en mi pezón y la recuperación fue notoria, así que continué haciéndolo hasta sanar completamente.
  • Pañalitis: Alguna vez nos ha tocado sentir junto a nuestros bebes ese dolor producto de la pañalitis, puede que no sea frecuente pero al igual que los pezones, una vez que se presenta hay que hacer algo de inmediato. No dude un segundo y deje secar leche materna sobre el área afectada y además del aire libre, santo remedio.
  • Picadas de zancudo: Después de la experiencia con pezones irritados y pañalitis, es claro que la leche materna puede con todo, así que lo aplique en las picadas de zancudo y es sorprendente como, casi frente a tus ojos la picada se desinflama y desaparece, no solo la picada en los bebes, sino también en otras personas, mi primera hija es una beneficiaria privilegiada de este hallazgo, también la ha ayudado a aliviar picadas de hormiga, yo misma no dudo en aplicarlo en mi piel.
  • Heridas, raspones: Lógico, también cicatriza heridas, pregunten a mi hija, tras un raspón no hay pánico, porque hay leche materna.
  • Labios secos: tengo una mala costumbre, me pellizco los labios, se resecan y es cuando más me provoca pellizcarlos, con vergüenza he de reconocer que soy capaz de herirme significativamente, así que apenas se resecan recurro al milagro de la leche materna que sobre mis labios calma ardor y restaura la tierna piel.
  • Cutis terso: Ya tengo más de 40 eso de las cremas rejuvenecedoras carísimas, me estresan y con todos los experimentos que he hecho con la leche materna, ahora también descubrí el secreto de la eterna juventud, jajajaja. Tampoco es que retrocedí en el tiempo y su efecto no es notorio como es los otros casos pero es gratificante, después del baño extraigo leche materna y lo esparzo sobre mi rostro dejando secar al viento, muy reconfortante y quizás ocurra el milagro de retardar el envejecimiento prematuro del cutis.
  • Aderezo: Las primeras cremas de verduras y pastinas de mis bebes la he aderezado con leche materna en lugar de azúcar o sal, hace su sabor más familiar o da una textura más suave en lugar de agregar agua o leche completa.
  • Helados: En alguna temporada de la lactancia es tanto lo que se produce que parece que se desborda, así que he congelado a modo de helado en pequeños vasos o en hielera para provecho de la hermana mayor y el bebé durante la dolorosa dentición.
  • Consuelo: No hay nada mas placentero que proporcionar consuelo y confort inmediato a tu hijo por quebranto, malestar, caída, susto en ese instante el tiempo se detiene, lo eres todo para el bebe, saber que ese consuelo emana de ti, empodera.

Después de este recuento me preguntó: ¿Qué va ser de nuestras vidas cuando dejemos de amamantar?  Y concluyo: los beneficios tangible e intangibles de la leche materna generan tanto bienestar y placer en el grupo familiar que: ¿cómo, no seguir nutriendo y sanando nuestras vidas?

5 pensamientos en “¿Por qué amanto?… todavía

  1. Yo me pregunto lo mismo, cómo va a ser mi vida luego de q ya no amamante? No hay nada más divino y reconfortante q tener a mi bebé de 21 meses pegadito a mi comiendo tetica, mientras me hace cariños con su manita y él se siente seguro, tranquilo, y ambos nos sentimos amados y en paz….. Amamantar y la leche marterna son, al igual q los hijos, un milagro y una bendición de Dios……. Viva la teta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *