Un día para mamá

Por Claudia Ridríguez Gilly

Un día para mamá no es cualquier día y si ese día transcurre entre mujeres que hacen cosas de mujeres y en público, entonces, definitivamente, ese, es un día excepcional.

Sentir… vibrar como la mujer que soy, que somos, un aquí y ahora colectivo y simbólico una faceta del ser que se torna difuso, esquivo cuando se esta maternando día a día durante varios años, de forma sostenida. Maternando es mi estado de gracia actual, pleno, consciente y aceptado, pero reconozco sus matices.

Estaba buscando, esperando un día como éste, ya venia sintiendo su proximidad y llegó de la mano de una hermana de la vida, una loba que se revoluciona a si misma, de esas que mudan la piel y se lleva a otras a cuestas en ese viaje.

No estaba previsto que asistiera a la convocatoria de Adriana Rondón cuando invitó por las redes sociales a “Trenzar una a una nuestras historias” pero, el mismo día del evento todo cambió y el camino se abrió como surco ante mis pies y mis temores, así fue como llegué a la acción poética donde mujeres se encuentran en un lugar público y verde para contarse historias, de vida, de ciudad; ahí, pegadas a la tierra, peinando nuestras cabelleras largas o cortas, una a la otra.

Convocatoria, fotos y testimonios http://www.facebook.com/events/695310030586911/?fref=ts

Peinarse es una acción cotidiana que puede pasar desapercibida, invisibilizada y rutinaria, como muchos de los quehaceres femeninos. Claro está muchas vamos a la peluquería y salimos de ahí renovadas pero no es lo mismo, ni siquiera se escribe igual, aunque, incluso así, se intuye que algo nos pasa, que algo se activa en nuestro ser femenino cuando nos tocamos las hebras del cabello, es más, tal vez, ese algo es lo que verdaderamente sostiene el sistema de peluquerías y salones de belleza.

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, una a una nuestras historias

Trenzar, peinar, acariciar, adornar el cabello de la hermana es jugar, es recordar, revivir el compartir con la madre, es volver a ser niñas, alegres, inventando, explorando texturas, volúmenes, conversar con ella, la otra que también soy yo pero no es como yo, la imagen del espejo que se repite infinita, la sorpresa en el cuento que interrumpe el peinado, la intimidad que se crea; que atmósfera!, por eso fue tan divertido, trascendente, sanador y gratificante.

Gala de flores

Gala de flores

Con mi querida Jannet Ivimas

Con mi querida Jannet Ivimas

La belleza que coronó mi cabeza me hizo sentir única, diferente y ver a las otras con sus colores, risueñas, emocionadas y parlanchinas, fue extremo. Cada peinado era hermoso, el conjunto una gala, todas nos esmeramos por consentir a la otra, la que nos toco en la secuencia de espiral, una desconocida que se torno fascinante y familiar, supe de otras hijas, de ciudades, de quehaceres, hablamos de amigos en común y tiempos pasados, los cables que nos conectaban se tornaron fluorescentes, tangibles. Espacios como éstos te reconcilian con la ciudad posible, la humana y creativa que hace falta.

...mariposa que hizo su mundo en esa cabeza

…mariposa que hizo su mundo en esa cabeza

Reyva Franco

Reyva Franco

Me toco peinar a una reina, también madre, tenia una cabellera arrebatadora, abundante y generosa, llevaba un corte de pelo atrevido, cuando supe quien era, deliré, ella escribe, ya la había leído sin saber de sus cabellos, se completó el rompecabezas, me emocioné y le llene la cabeza de bichos, flores, colores, formas y se posó una mariposa que hizo su mundo en esa cabeza, ella dijo: el peinado de una niña de 5 años.

Gracias Adriana Rondón y a las flores de su jardín.

Mi hermana Geraldine

Mi hermana Geraldine

Adriana y las Flores de su Jardín (Carla)

Adriana y las Flores de su Jardín (Carla)

Trenzadas

Trenzadas

Tren-zadas con mis hermanas en Calasanz

Tren-zadas con mis hermanas en Calasanz

Muchas historias – una historia. Así son las Historias de Lactancia

picnicHISTORIASMágico encuentro de madres y familias en lactancia. No fue necesario hablar del porque o para qué de la lactancia exclusiva, continua o de los beneficios de la leche materna, la alimentación complementaria, como curar grietas o la posición adecuada, no, no, no, nada de eso. Porque con gran satisfacción podemos decir que cada vez son más las mujeres, los hombre, las familias informadas, empoderadas, convencidas y comprometidas con la lactancia, fue un encuentro de mujeres sabias sin importar su edad, número de hijos y nivel académico.

Una vez que manejamos el ABC de la lactancia materna, aún tenemos muchas historias que contar, historias de lactancia que son también historias de mujeres, donde se terminan implicando algunos hombres, unos para bien, otros para mal y donde siempre ganan los hijos, las hijas y la sociedad.

CHDL_2014_042Este segundo encuentro Contando Historias de Lactancia, fue un evento intimo, cercano, de aire libre y fresco, buena sombra, grandes amistades, mucha complicidad, sonrisas en flor, almas descubiertas, alimentos compartidos y música de orquesta. Cada quien se llevo mas de un aprendizaje transformador, mirándonos en el espejo de las otras, reflejando colores y facetas antes no advertidas.

Las historias que se contaron

Unas dejaron su empleo para amamantar en libertad, otras rompieron el vinculo de pareja cuando él no entendió tanta donación madre-hijo, muchas respondieron (aún lo hacen), en voz alta ante tanta incomprensión social, ante los señalamientos irresponsables, bienintencionados y en fin, desinformados. Hay quienes rompieron esquemas en su entorno laboral y familiar, la mayoría nos hemos convertido en testimonio y ejemplo para otras, hay algunas que perdonaron y están aún perdonando-se. Hay una que se tomaba los teteros azucarados que le preparaba la suegra con tal de no dárselo al bebe.

@fotobululu

@fotobululu

Muchas contaron que les toco contradecir a “expertos” promotores del miedo con sus señalamientos de bajo peso y mala nutrición. Una historia nos cautivó: la valiente mujer que superó el cáncer de mama y venciendo pronósticos fatalistas, se embarazó y fue capaz de sostener la vida de sus hijos aunque fuera con un solo seno. Ha esta altura del relato estallaron los aplausos.

Con la piel erizada escuchamos como las mujeres que quieren, pueden amamantar y son capaces de revolucionarse a si misma con tal de seguir nutriendo su alma y el vigor de su bebe, algunas, gracias a esa entrega que no esclaviza sino que libera, descubrieron que eran capaces de cambiar de oficio, descubrieron un nuevo sentido de vida, pulieron nuevos e insospechados talentos, reorientar su economía, sus afectos y tomaron decisiones en conexión con su instinto y sus entrañas, porque amamantar es re-descubrirse y sanar profundo.

@fotobululu

@fotobululu

Una de estas mujeres contó que, si fue capaz de desdoblar su cuerpo y su alma en un parto de muchas horas, por supuesto que se puede donar entera a su hijo, aunque toque dejar de hacer lo que otros esperan de ti, aunque implique cambiar mucho de lo que tu misma habías planeado para ti. Otra contó cómo le toco enfrentarse a fiscales de ministerio público para defender la relación que se da con el hijo a través la lactancia continua, mientras que a una le toco diseñar una manta para cubrirse y dar teta en publico y evitar el cuestionamiento de su pareja y conocidos.

Muchas tuvimos y tenemos miedo de no poder seguir adelante, algunas después de escuchar y contar Historias de Lactancia, se hacen preguntas sobre sus prácticas y oficios actuales, se enfrentan a sus temores y cobran valor ante el testimonio de la hermana, algo les hace ruido y quieren vibrar armoniosamente como la voz de Mirwil Mejías y sus Arrullos de Leche.

Mirwil Mejias canta Arrullos de Leche Compuesta por Wilfredo Mejias (guitarra). Acompaña Wilfredo Alejandro Mejias (violín)

Mirwil Mejias canta Arrullos de Leche Compuesta por Wilfredo Mejias (guitarra). Acompaña Wilfredo Alejandro Mejias (violín)

Una hermana sembró una idea en nuestras cabezas: No somos más madres que otras, cada quien tiene su historia, siempre y cuando amamantar o no, hasta los dos años o más allá de los 4, ordeñándose en el baño de la oficina o a pura teta, cada una lo haga buscando la tranquilidad y la paz que da estar consciente e informada, con sus opciones valoradas, el sentido de vida elaborado y la sombra iluminada. 

Isamar, Zaadel, Claudia, Anabel, Julieta y Aura Somos Contando Historias de Lactancia

Isamar, Zaadel, Claudia, Anabel, Julieta y Aura Somos Contando Historias de Lactancia

Contando Historias de Lactancia es un espacio de promoción de la lactancia materna, a través del compartir de historias de vidas en encuentros públicos y notorios de mujeres y familias. Mientras sigan existiendo madres y familias que por desconocimiento, mitos y desinformación, dejen de amamantar a sus hijos, las Historias de Lactancia seguirán transformando vidas.

Madres capaces

Escribo estas lineas a mis amigas madres que están criando con respeto a sus hijos e hijas cada una con su estilo propio y mucho amor, con sus altas y bajas, aciertos y aprendizajes.

Quiero compartir con ustedes una emoción, estoy feliz pero muy feliz pues me apunté a un curso en linea de 4 meses que se titula “Madres Capaces”, nada más el titulo ya es un acierto. La mujer que lo dirige es genial, se llama María Pilar Gómez San Miguel, tal vez algunas de ustedes ya la siguen por las redes sociales, de lo contrario, la pueden ubicar en Facebook como Crianza en Familia y su blog es Crianza en Familia

María Pilar está en España y la vengo siguiendo desde hace tiempo, me encanta lo que escribe, es una persona muy sencilla y cercana, en varias oportunidades le he escrito para consultar dudas y compartir ideas y ha contestado con unas recomendaciones muy sinceras y certeras. Otro atributo que la distingue es que, además de ser maestra y mediadora familiar, es madre de tres, y no tiene miedo de compartir su testimonio de vida con sus luces y sombras, desde ahí nace su visión de mundo y su deseo de acompañar a otras madres.

Aquí les dejo la información del taller Madres Capaces  1779710_691609187528169_881239501_nLas invito a que se apunten, la propuesta es genial y tentadora. María Pilar ha manifestado que esta dispuesta a llegar a convenios con las madres venezolanas por aquello de la poca disponibilidad de divisas extranjeras, así que anímense, así la alegría será nuestra.

Claudia Rodríguez Gilly                                                                  @claudirg

 

Un buen Plan

Cuando era niña y llegaban las vacaciones mi mamá solía decir que prefería que estuviéramos en casa que en la escuela. Ahora que soy mamá he revivido estas palabras guardadas en las profundidades de mis recuerdos y cuando mi hija está de vacaciones escolares nos hacemos un buen plan para disfrutar de ese tiempo extra. Afortunadamente Arturo vive de vacaciones conmigo.

El secreto de un buen plan de vacaciones es su flexibilidad en horarios actividades y deberes, lo que si debe estar claro es lo que queremos lograr: además de diversión, disfrutarnos mutuamente, hacer cosas diferentes, que experimenten que la escuela no es la vida, la vida va más allá, es más rica, compleja y diversa.

Solemos llamarle Plan Vacacional Izarra Rodríguez IMG_20130828_163000incluye actividades  en la ciudad: parques con columpios, museos, picnic, granjas, fiestas, jardines, plazas, cine, teatro, comer helados, bibliotecas, visitar amistades y familia.

DSC02340También unos días fuera de la ciudad, playa o montaña, preferiblemente con papá (si el trabajo lo permite), además destinamos una semana para alguna actividad mas formal o dirigida. Este año, Alicia realizó un taller de videocreaciónIMG_20130902_112223 http://vimeo.com/album/2536187 no pudo cubrir todo el contenido por causa de una fuerte alergia pero igual lo disfruto.

Los paseos fuera de casa se equilibran con días muy relajados en casa, así IMG_20130804_123427-1recobramos fuerzas, en casa hacemos manualidades, jugamos, vemos películas, pasamos tiempo con los perros y gatos, preparamos postres, comidas, hacemos vídeos, piscinadas, leemos cuentos, nos disfrazamos, hacemos teatro, bailamos, dibujamos y pare usted de contar.

El eje que entreteje el Plan Vacacional Izarra Rodríguez es la libertad y el respeto, todas y cada una de estas actividades se hacen con plena consulta y participación de los niños, muchas veces un “buen plan” fuera de casa es cambiado por un día en casa, respetando sus gustos, sus tiempos y necesidades, tratando de conciliar lo que gusta a una una niña y a un niño que se llevan 5 años de diferencia y sin que nadie se sienta atropellado u obligado.

Se trata de estar disponible, atenta y dispuesta, son vacaciones largas, así que lo que no se hace hoy, se hace después. A aveces, mamá inventa, propone y ellos mejoran, acomodan y proponen lo que les provoca. Entre las actividades incluimos “no hacer nada, IMG_20130821_111201ese tiempo precioso para la creatividad, porque cuando no hay nada que hacer se inventa de lo lindo. Respetar los gustos, necesidades y ritmos, también, supone tiempo para cada quien, el juego espontáneo e individual, para fantasear, dejar que el jardín interno florezca.

Adoro las vocecitas de mis hijos con sus tonos distintos para cada personaje, esas historias con las que reconstruyen lo vivido y recrean emociones. Durante estas vacaciones, Arturo se estrenó en esta forma de jugar, fue para mi un descubrimiento maravilloso, identificar el momento exacto en que comenzó a pasar. Alicia, la pionera, es una experta en estos juego que también han estado cambiando, ahora dedica más tiempo para adornar y embellecer a sus personajes.

Lo más difícil es conciliar las necesidades y gustos entre la hermana y el hermano, no siempre coinciden, DSC02650la diferencia de edad puede llegar a ser un reto, por eso, cuando papá participa, sentimos como engrana la rueda, nos damos banquete jugando con los hijos a su altura.

Durante el juego con nuestros hijos observé como, por lo general, los adultos van por un lado y los niños por otro, jugar con los hijos es un imán para los otros niños que nos miran como quien mira un misterio o una cosa rara, algunos se acercaban para sumarse al juego. IMG_20130829_152912Sin embargo, el juego entre pares también es una necesidad y un placer, especialmente para Ali, por eso intentamos que en algunos de éstos IMG_20130829_170628paseos nos acompañen amigas de la familia (no tan niñas), Matthias y la Tity y, por supuesto, amigas de Alicia, disfrutamos con Gabriela, Rebeca, Valentina, Angela, Allan, Shantal, Cony, Deris, Gisel, Pascal, Mariana y Jesús Ignacio.

Por mi parte doy gracias a Dios por las etapas que me brida la maternidad, hasta hace poco yo llevaba a mis bebes donde yo quería ir, ahora son ellos los que me invitan a su mundo y me doy el chance de conectarme con mi niñez con sus luces y sombras, también voy creciendo.

Alicia cierra las vacaciones diciendo algo así: lo que mas me gustó fue ir a la playa, el taller de video, (que rabia que no lo hice completo), encontrarme con mis amigas, levantarme tarde y acostarme más tarde y hacer cosas diferentes, todo lo demás no me gustó. Me encanta cuando deja el plato vacío y dice: no quiero más.

 

 

 

“Cada niño, una etiqueta”

“Ese niño tiene cara de tremendo” Así dijo un señor, señalando a mi hijo, incluso así me he referido yo a él en mas de una ocasión, solemos poner etiquetas a nuestros hijos, así como alguna vez nos pusieron a nosotros, hemos crecidos con ellas y algunas pesan más que otras, pero todas pesan. Parafraseando a Laura Gutman esta etiqueta que ponemos a los niños y niñas va dando vida a un personaje que deja poco espacio al libre desarrollo de la personalidad, limita la experiencia compleja de la vida, con un personaje impuesto.

Pero ¿Cómo hacemos para no caer en esa mala costumbre?. Laura Gutman ofrece una respuesta corta en “Mujeres visibles, madres invisibles”:

“Estar atentos a no encasillarlos en sus habilidades, será más fácil si miramos a todos nuestros hijos en conjunto. Y si tratamos de reconocer la tendencia que tenemos de mirar a unos bajo un cristal y a otros bajo otros cristales, es decir, teñidos de nuestras suposiciones preestablecidas. Entonces, para sustraernos del desliz de mirar solo el personaje, seria ideal conversar con ellos, saber qué es lo les pasa, qué sienten, qué dificultades tienen, qué necesitan de nosotros, en lugar de que ellos nos escuchen hablar -refiriéndonos a ellos- con otras personas desde los personajes que ya hemos construido y determinado para cada uno. Si conversamos y dialogamos con ellos, sabremos que cada momento es diferente, cada instante trae una nueva versión de los acontecimientos, por lo tanto, no hay lugar para los encasillamientos, sino para el genuino interés sobre cada niño. Entonces ellos podrán ser niños completos, que aveces ríen, otras veces se divierten, otras veces estudian, otras veces se portan muy mal y otras veces son cariñosos. Es decir, podrán vivir la complejidad que atañe a todo ser humano” (Gutman, 2009, p. 127).

Autorretrato y efecto: Alicia Izarra “como un dibujo con los pelos volando”

Cuando la violencia es el pan de cada día

Esta reflexión fue publicada en un diario de circulación local Ciudad Caracas http://www.ciudadccs.info/?p=327154 en el espacio semanal de la Organización de derechos humanos Red de Apoyo Por la Justicia y la Paz http://www.redapoyo.org.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=582&Itemid=2. Desde aquí espero haber aportado un grano de arena al debate sobre violencia social y crianza.

¿Dónde nace la violencia?

Ante el maltrato policial solemos escuchar frases como éstas: “Deja que lo vea sin uniforme, se las va ver conmigo”, “eso se arregla entre hombres”, “si denuncias arriesgas la vida”, “puedes pasar la vida detrás de la justicia y no pasa nada”. Estas frases expresan un sentir general que se presenta así se trate de un caso de violencia contra la mujer, de una pelea callejera o de un conflicto escolar; lo que sí salta a la vista es que expresiones y situaciones como éstas ponen en evidencia una naturalización de la violencia.
Pero, ¿dónde nace la violencia? ¿Por qué la violencia común, la policial, hacia la mujer, la escolar o institucional es nuestro pan de cada día? Tan “normal” que parece que no podemos hacer nada ante ella… ¿es parte de nuestra cultura?

La violencia nace en casa, forma parte de nuestra forma de criar y está socialmente aceptada. Es por ello que desde que nacemos somos maltratadas y maltratados por nuestras madres y nuestros padres. Y esto tiene una explicación: cuando criamos, solemos pensar que nuestras hijas e hijos son manipuladoras y manipuladores, a quienes hay que dominar desde la más temprana edad, negarles afecto, dejarles llorar hasta el cansancio para que sepan quién manda y aprendan a ser independientes desde bebés y fortalezcan el carácter. Lo “normal” es castigarles e incluso golpearles de forma suave o severa “por su bien”.

Cuando partimos de esta forma de percibir a la niña o al niño, por temor a perder autoridad, instauramos en casa un campo de batalla, donde las relaciones filiales comienzan a basarse en el poder y dominación por cualquier medio, a cualquier costo. Esto, lamentablemente, se da porque a las madres y a los padres no nos enseñan a educar; entonces, terminamos repitiendo lo que aprendimos. Poco o nada se dice sobre criar con respeto y afecto, sobre cómo hacer de los derechos de los niños, las niñas y las y los adolescentes una práctica cotidiana, que se puede educar sin maltratar y poner límites de forma sana, de manera que el niño o la niña se conviertan en personas responsables de sus actos y sepan resolver conflictos de forma pacífica.

Detrás de la tortura o violencia callejera, escolar o hacia la mujer se esconde una historia de maltrato infantil, pues casi siempre el o la que maltrata física y psicológicamente viene de un hogar donde la violencia era un hecho cotidiano. Detrás de las personas que no denuncian también hay un alto porcentaje de gente que cuando fueron niñas o niños, la violencia era una forma de educar, recibir golpes de la autoridad, hombre o mujer, no se interpretaba como fuera de lo común.

Entonces, ¿qué estamos esperando para frenar la violencia desde el hogar? Comencemos a actuar desde ya para cambiar esta situación, propongamos a nuestras instituciones gubernamentales nacionales y locales espacios formativos sobre crianza con respeto y apego. ¡Vamos a comprometernos con la prevención de la violencia

Claudia Rodríguez Gilly @claudirg

Día Mundial del Sueño Feliz

El 29 de junio me sumé a la fiesta del Día Mundial del Sueño Feliz, lo disfrutamos, me sorprendió el intercambio masivo de imágenes, frases, blog, carteles, mensajes, tuits, por Internet, Facebook y Twiter, principalmente desde España, Chile, Argentina, México, Colombia y Venezuela, especialmente en los días previos al Día Mundial. Con satisfacción podemos decir que se lograron los objetivos, especialmente lo que tiene que ver con promoción y reflexión sobre formas respetuosas para lograr el sueño infantil.

El hashtag #desmontandoaEstivill fue el trending topic en España, otro de los objetivos logrados, a mi gusto, el menos importante, pero el más divertido. Por qué digo que fue el objetivo logrado menos importante, por cuatro razones.

Primera, trending topic en twiter debería ser, más un medio, que un fin en si mismo, expresión espontánea de un movimiento social, resultado de una necesidad espontánea de expresión y comunicación; segunda la convocatoria por un Día Mundial del Sueño Feliz es una convocatoria en positivo para difundir el bien común, un derecho humano, en cambio #desmontandoaEstiivill, es una idea en negativo pues trata de la negación del derecho, se vuelve ataque más que denuncia, pues solo se dirige al síntoma, no a la causa.

Tercera razón: el método Estivill es uno de los tantos métodos o teorías que existen, claro es, tal vez, el más cruel, sin embargo, al desmontar sólo uno, en cierta medida, validamos los otros, aún cuando parten del mismo enfoque en cuanto a la comprensión (o lo contrario) de la niñez y el mejoramiento (desmejoramiento) de las relaciones afectivas parentales y sociales. Y cuarta, en el rango horario de los distintos países de 9:00 a 12:00, nos leímos poco entre participantes y poco leímos a los que se estaban enterando de la campaña.

A pesar de todo esto, se puede decir que fueron alcanzados importantes logros y lejos de ser disonante, me deje llevar por la euforia y la emoción de sumar ideas con las que comulgo, me sume a la fiesta y me divertí, hice mi aporte. Aunque no escribí demasiado aproximadamente, 20 tuit y 30 retuit, fui “famosa” por unas horas ( jajaja), me parece que conseguí más RT´s y seguidores de los que he logrado en mi vida de tuitera.

He juntados los tuits más relevantes, los comparto a continuación y comento, en letra cursiva, uno que otro, los primeros son los últimos escritos y viceversa:

 

Aprendiendo a Amar ¿cómo criar sin violencia?

El 31 de mayo de 2012 Gabriela Bolívar y mi persona: Claudia Rodríguez Gilly, participamos en una charla titulada “Aprendiendo a Amar ¿cómo criar sin violencia?” organizada por Cecodap http://www.cecodap.org.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=80&Itemid=82  La charla estuvo a cargo de Pepa Horno quien, quien además de madre, es Doctora en Psicología y consultora independiente en infancia, afectividad y protección. Para más información: http://www.espiralesci.es/quienes-somos/pepa-horno/

Presentamos este resumen haciendo énfasis y comentando  algunos aspectos que consideramos relevantes, la información más estructurada de su presentación la pueden descargar aquí http://www.cecodap.org.ve/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=94&Itemid=98

La argumentación estuvo centrada en la importancia de establecer vínculos afectivos con los hijos e hijas, ese vínculo debe ser sano y para ello debemos enseñarles a ser autónomos. Un vínculo afectivo sano lleva a la autonomía cuando el niño y la niña se sienten seguros, de sí mismo, de que son amados.

Se enseña y se aprende amar cuando hacemos sentir queridos a nuestros hijos e hijas, no basta creer que se les quiere solo por el hecho de ser su madre o padre, es necesario manifestarlo, crear sentimiento de pertenencia, hacerle sentir único e irremplazable, para lo cual es imprescindible dedicarle tiempo, tanto de calidad como de cantidad, todo esto requiere compromiso de nuestra parte, comprometerse con el cuidado del otro hasta el final de nuestros días y ese compromiso debe ser público y notorio.

La conferencista propuso que este compromiso se exprese a través de un proyecto de vida que se construye en base a valores y acciones concretas, el proyecto se elabora de forma consensuada entre los niños, padre, madre y cualquier otro responsable directo del cuidado de los niños. Se recomienda que sean menos de 5 valores, ya que pretender abarcar demasiado no es realista, un solo valor requiere un esfuerzo titánico.

http://www.espiralesci.es/aprendiendo-a-amar/

Aprender a educar a quien amas Tal como lo expresa la lamina N° 12 de la presentación, un vinculo afectivo con valor educativo necesita incorporar dos elementos : autoridad y coherencia. Esto es lo más común cuando hablamos de educar: “la autoridad” y Pepa Horno refuerza: los niños necesitan que les marquen el camino, es necesario para su desarrollo, los límites son necesarios para su protección y seguridad, tener un referente que les brinde seguridad es un derecho.

Y reafirma: la autoridad no se negocia, no esta sujeta a condiciones, se gana, es decir, la autoridad no radica en el ser la madre o el padre de un niño, esto no es requisito suficiente para tener autoridad en la educación de los hijos e hijas.

¿Cómo se gana esa autoridad? sin violencia. Cuando se pretende poner normas o límites de forma violenta, automáticamente se pierde el argumento, lo que el niño aprende con la violencia es: la gente que me quiere me maltrata. Pepa Horno afirma abiertamente, el castigo es la peor de las herramientas educativas, lo que aprende el niño es a cómo saltar el castigo. Una cosa es poner límites y normas y otra muy diferente es castigar, una cosa es enseñar y hacer que el niño reconozca la consecuencia directa de una falta y otra distinta es castigar (ver lamina 15).

La autoridad se construye por consenso y deben estar involucradas todas las personas que sean responsables y participen del proyecto del niño y la niña. Todo esto requiere coherencia, pues educamos con lo que hacemos y como lo hacemos no solo en lo que decimos, hay normas que son para los niños y para los adultos, una clave para lograr coherencia es no poner una sanción cuando se esta molesto o cansado pues lleva a imponer normas no realistas.

Aprender a vivir desde la piel. La coherencia supone también tomar decisiones y poner límites con la cabeza, el corazón y la tripa. Solemos tomar decisiones con la cabeza y últimamente vamos dando cabida al corazón pero la tripa forma parte de la ecuación. La tripa es lo que la tribu de madres 2.0 llama el instinto.

Ninguna de las claves educativas anteriormente mencionadas pueden aplicarse sin dar cabida al perdón que lejos de restar autoridad, la fortalece, es una parte esencial de la relación humana y este perdón incluye perdonarse el padre o la madre a si mima, reconocernos como falibles, no pretender ser perfectos.

Aprender a vivir desde la piel es reconocer la propia humanidad, incluir el instinto o la tripa en el aprendizaje en la mejor forma de construir el vínculo amoroso.

En conclusión

Madres y padres somos un espejo para los hijos, y por eso el aprendizaje de amar, educar y de vivir desde la piel es fundamental, ya que nuestros hijos aprenden más desde estos 3 puntos, siempre que se reflejen en el día a día más que en las palabras de orden y obediencia, sin razón, explicación y muchas veces sin fundamento.

Lo más difícil de practicar y enfrentar en la crianza con apego y democrática es:

Practicar suena muy “sencillo” decir yo crío con apego, cuando quizás las bases personales de esos padres no están sujetas a la realidad de lo que ésta crianza significa, ya que durante el día a día de la crianza, se van a remover muchos recuerdos de la propia infancia y serán muchas las dificultades si no sabemos manejarlo o buscamos apoyo en superar lo que quizás nos marcó y no lo sabíamos hasta que asumimos el rol de padre y madre.

Enfrentar es igual a lo expresado en el párrafo anterior pero se manifiesta en lo externo, porque puede que como padres y madres estemos claros de la crianza con apego y sin violencia que queremos para nuestros hijos e hijas pero cuando llega la elección de un colegio las cosas se complican, ya que los maestros les pasa lo mismo que a los padres y madres, tienen sus propias vivencias y éstas realmente las conocemos sólo hasta cuando ejercemos roles de crianza y enseñanza. Si no se está abierto a cambiar paradigmas se puede recurrir a la violencia cuando se trata de educar.

En ese sentido esta charla es impactante, porque toda la enseñanza para criar Sin Violencia está basada en que Aprendamos AMAR ¿cómo? Amar y a ser amado, a educar a quien más amas y aprender desde la piel.

Es posible aprender estos puntos claves de criar sin violencia porque nuestros hijos vinieron a enseñarnos muchas cosas y nosotros a guiarlos y educarlos en muchas otras. Sigamos el instinto y entreguemos todo nuestro amor, amándonos, comunicándonos y tratándolos como iguales, así los limites siempre serán entendidos y respetados.

Gabriela Bolívar en twitter: @gabbybv en la web http://dulzurademama.blogspot.com/

Claudia Rodríguez Gilly en twitter: @claudirg en la web http://claudia.lactivistas.org/

El día que llegue nuestro bebe (Oración para dar a luz)

El gestar y el parir nos descubre también la sacralidad de nuestro cuerpo como sacramento del cuerpo de Cristo, que nos gesta y nos da a la luz como hijos de Dios”   

Inés Ordoñez de Lanúz

Para celebrar el séptimo aniversario de mi maternidad, me voy a confesar, me voy a desnudar, me voy a entregar, me voy a atrever a compartir algo muy intimo.

Este regalo está especialmente dirigido a todas las madres por nacer y a las  que recientemente han nacido a la maternidad, mujeres emotivas y muy conectadas a sus entrañas, a las entrañas de la tierra y al instinto, pero que también viven un momento de infinita trascendencia y espiritualidad.

Una vez me sentí así cuando me encontraba habitada por mi primera hija y días antes de nacer, escribí ésto que hoy les presento en forma de oración.  (Si te crees atea o sufres de intolerancia religiosa abstente de seguir leyendo)

El día que llegue nuestro bebe (oración para dar a luz)

El día que llegue nuestro bebe será un día claro de principio y fundamento, estaré desnuda y vulnerable entregada a tu designio.

No resistiré, te dejaré obrar en mi, seré vehículo para traer a tu hijo o hija, me entregaré a ti.

Me amarás en cada contracción, sentiré la vida con toda su fuerza. Será y hará tal como quieras, sea como sea, será y hará el bien.

Estaré mas viva que siempre, estaremos contigo, será un gozo pleno para mi esposo, nuestro bebé y para mi. Aceptaremos tu designio y daremos gracias.

Se que es poco el esfuerzo en comparación con el dolor que viviste cuando te entregaste para salvarnos. Se que es poco el gozo en comparación con el placer que sentiste cuando te entregaste por salvarnos.

Estaré mas cerca de ti. Será un día de felicidad porque estaré completa, vívidamente en tus manos.Tu serás el centro de todo, estarás en cada contracción, en el apoyo amoroso de mi esposo, en la médica y su ética, en la felicidad de nuestra familia y te harás presente cuando el bebe se encuentre con su teta.

Sentiré hondamente tu obrar en nosotros, te dejaré hacer, no pondré resistencia. Me llenaré de amor.

Doy gracias por hacerme tu vehículo, por darnos la oportunidad y estar conmigo, con nosotros, cercano y fuerte, por dejar que te experimente en carne viva, por tu abrazo en cada contracción, por tu aliento en cada suspiro.

Este día nacerá el bebé que acompaño y acompañaré a crecer, será un acontecimiento divino pero por sobre todo, seremos testigos del milagro de la vida que se teje gracias a tu amor, a tu entrega.

Ya quiero que venga ese día para sentirte tal como lo hago ahora, tranquila y sosegadamente.

Caracas, marzo 2005

Conversando sobre el castigo como una forma de educar

El 25 de febrero de 2012 participé junto a madres, padres y abuelas en un conversatorio sobre el castigo como forma de educar a nuestros hijos e hijas. La invitación la hicieron jóvenes catequistas del Colegio San José de Calasanz de Caracas, estos jóvenes acompañan el camino de conocer a Jesús de un grupo de 35 niños y niñas que viven en Catia, un sector popular ubicado al oeste de Caracas. Durante éste acompañamiento, estos jóvenes, han dejado tocar sus corazones por las diferentes realidades que rodean a estos niños y niñas y optaron por organizar un encuentro entre padres y madres donde pudieran conversar sobre la forma de relación y comunicación entre padres/madres y niños/niñas.

Quisiera compartir algunas de las impresiones, temas, afirmaciones y circunstancias que fueron tratados durante este conversatorio. En el mismo participaron 15 madres, 2 padres y 2 abuelas, en términos generales, éste grupo de madres/padres representaban a un promedio de dos hijos de más de 8 años, se trataba de un grupo de adultos que tienen varios años de sus vidas practicando “alguna” forma de educación y relación con sus hijos.

En el grupo, se genero un clima de confianza donde participantes manifestaron sus puntos de vista, sin sentir algún tipo de cuestionamiento. Algunos de los ejemplos, opiniones y vivencias, ofrecidos por las madres fueron bastantes interesantes y ricos en detalles, sin embargo, por respeto a la confianza ofrecida, no serán expuestos.

El castigo para educar.

El castigo físico definido como maltrato infantil fue negado como forma correcta para castigar, sin embrago, la mayoría reconoció la nalgada (cachete) a tiempo como necesaria para educar, ya que, no fue reconocida como maltrato infantil, es decir, se tiene la creencia que todo depende de la intención con que se castigue: para infringir dolor o para educar.

Algunas madres alegaron que era necesario hablarles, eso si, en una sola dirección, ellas a los hijos e hijas. Algunas se mostraron sorprendidas ante la sugerencia de escuchar, entender, valorar y validar las señales, razonamientos, alegatos y argumentos de sus hijos e hijas. Se reconocían a sí mismas como las adultas que no podían perder autoridad y que sabían cómo era el mundo.

¿Qué es un niño/niña?

Los niños son considerados manipuladores, incluso desde el vientre, aunque algunas afirmaron, que no nacían manipuladores pero aprendían a ser, se les reconoció como inteligentes pero que debían ser educados para usar esa inteligencia hacia las cosas buenas. Algunas compartieron estrategias de amedrentamiento y amenaza, bastante elaboradas, como una estrategia para corregir y que el grupo evalúo como positiva por ser “efectivas” para corregir alguna conducta considerada negativa y porque esto no es considerado, por ellas, como maltrato.

Las mujeres-madres

Particularmente las madres participantes, lograron expresar la complejidad de las circunstancias que rodean la crianza, afirmaron que criar al mismo tiempo que se estudia y trabaja es demasiada exigencia, así como llevar los asuntos del hogar y la responsabilidad de la crianza de varios hijos e hijas con edades y etapas diferentes. Algunas madres manifestaron que, agregado a lo anterior, se suma el sentirse poco acompañadas por las parejas y la sociedad en general, llegando a sentirse muy exigidas, ante lo cual contrastó la manifiesta confianza y complicidad que se da entre mujeres de la comunidad o familiares, donde se teje una relación de alianza, apoyo y contención.

Los hombres-padres

Con respecto a las parejas, varias madres se preguntaban qué hacer cuando el padre parece otro de los hijos, al que había que hablarle, en reiteradas oportunidades sobre la inconveniencia de la violencia y la valoración positiva de los comportamientos y reacciones violentas y agresivas, sobre todo cuando se trata de los hijos varones y de ellos mismos como padres. Las madres sienten que lo que puedan tejer con las manos para garantizar el respeto hacia los hijos/hijas pueda ser desarmado por el padre que también es un referente de crianza a pesar de su ausencia. Esta inquietud permitió conversar un poco sobre los arquetipos masculinos, de hombre fuerte y su permanente virilidad exacerbada que puede llegar a ser agotadora para los padres y también para los hijos.

Crianza o batalla

Hicimos referencia a la ilusión que se vive antes de ser madres/padres que con el crecimiento del niño, la llegada de los hermanos y la complejidad de la vida, esa primera ilusión queda atrás y la crianza se transforma en un campo de batalla.  Nos preguntamos, si en parte, esto se debe a la percepción negativa que tenemos de los niños y niñas que no permite reconocer sus acciones como necesidades validas, sino como manipulación y la consecuente y temida “pérdida de autoridad”

Reconocimos que nosotros mismos, como padres y madres, venimos de hogares donde se nos ha criado de forma estricta. Conversamos sobre la creencia generalizada  de que, somos lo que somos, hoy en día: hombres y mujeres de bien, gracias a la estricta crianza que emplearon en nuestros hogares, sin embrago, la audiencia expresó enfáticamente que nuestras crianza no solo se basó en el castigo, sino también en el amor y que fue el amor recibido lo que nos hace seres de bien, que en nuestras familias, no se recurria al maltrato para educar. No hay certeza de lo que hacían nuestros padres y madres, pero se tiene la idea de que con solo levantar una ceja, era suficiente para corregir alguna actitud considerada negativa, en conclusión, se tiene la creencia que el mal comportamiento de niños y niñas en la actualidad tiene que ver con el signo de los tiempos.

A pesar de que esta afirmación puede llevar a un estado de inmovilidad e indefensión, reconocimos que, nuestros hijos también son el resultado de amor, alegría, apego y acompañamiento que reciben de nuestra parte y que mientras más de ésto reciban mejores personas son en su infancia y lo seguirán siendo en su adultez.

  Razones para evitar el castigo

Hicimos una revisión de algunas razones por las cuales se debe evitar el castigo físico y emocional, entre las que destacan, las siguientes: el castigo hace a niños y niñas propensos al comportamiento agresivo, la rebeldía y actitudes de riesgo, así como también, puede acarrear problemas emocionales como ansiedad y depresión. El castigo físico tampoco permite el aprendizaje de actitudes para la resolución de conflictos, ya que no cuentan con éste patrón de comportamiento. Otro posibles efecto del castigo es la mentira y el engaño, son reacciones a las que recurren los niños/niñas frecuentemente castigados, así mismo, el castigo físico y emocional, los hace propensos a temer, más que respetar a padres, madres y representantes, haciéndolos más proclives a ser sumisos ante otras figuras de autoridad.

Por lo tanto, el castigo emocional y físico no es efectivo cuando la intención es educar para formar hombres y mujeres de bien, seres creativos y ciudadanos/ciudadanas responsables.

¿Si no castigo cómo hago?

Las alternativas al castigo fueron tratadas en términos generales a través de cada uno de los casos expuestos y compartidos por las participantes, se hizo referencia al respeto a las necesidades de nuestros niños/niñas, muchas de las cuales eran mayoritariamente afectivas, se reforzó la necesidad de practicar la escucha activa y no hacer de la crianza un campo de batalla, para lo cual era necesario valorar a nuestros hijos y estar atentos a las señales tempranas donde solicitan atención, comprensión y apego, para lo cual también es necesario conocer, valorar y respetar, la personalidad de los muchachos y muchachas, así como sus etapas de crecimiento.

Se hizo énfasis en el respeto a hijos e hijas en tanto personas, como adultos y adultas podíamos enseñarles y facilitarles las maneras de comunicar su emociones, sin juzgar o menos preciar sus puntos de vista, que no se trata de complacerlos en todo, pero si ofrecer alternativas conjuntamente construidas y acompañarles de forma cercana cuando no es posible satisfacer exactamente alguna petición o demanda y que genere frustración en el niño, niña o joven.